domingo, 23 de octubre de 2016

Un paso más

Bajo los principios de sindicato participativo y democrático, hemos vivido un proceso que nos ha llevado de manera individual y colectiva a reflexionar sobre nuestra organización. Nos hemos ganado un lugar en la historia y ahora toca actualizarnos, reconocernos y adaptarnos a las nuevas realidades emergentes manteniendo nuestros valores y principios. Y enmarcados en el desarrollo del principio de sindicato de mujeres y hombres hemos vivido la oportunidad para repensar y reforzar la lucha sindical y social para la igualdad de género.
Porque CCOO es, ha sido y será determinante en la lucha por la igualdad de género, pionera en reivindicar políticas que derriben muros de desigualdad luchando de manera transversal por la equidad entre hombres y mujeres y no sólo en el espacio del trabajo, sino en la sociedad en su conjunto.
La organización está próxima a un nuevo proceso congresual donde debatiremos y decidiremos nuestras políticas, los objetivos y los planes de acción para los próximos años, diseñaremos nuestra organicidad y también elegiremos los equipos y a las personas dirigentes para nuestras estructuras buscando ser la mejor organización posible para el movimiento obrero, la libertad y la democracia. Y en estos tiempos es oportuno recordar el X Congreso Confederal donde vivimos un momento de gran avance para las afiliadas y para la propia organización. “La configuración de este nuevo órgano (Comité Confederal) abrió un vivo debate que se saldó adoptando una medida de acción positiva y que supondrá que este comité siempre garantizará en su composición los equilibrios de género que aspiramos conseguir en el conjunto de esferas de la sociedad." (Texto de Fernando Lezcano en la presentación de la edición de los Estatutos). Sin duda un gran avance para la organización que culminará cuando estas medidas de acción positiva no sean necesarias y el número de mujeres en los máximos puestos de responsabilidad deje de ser anecdótico.

Conviene retroceder en el tiempo hasta 1976. Fue entonces cuando las Comisiones Obreras iniciaron un trabajo específico en favor de la igualdad. Este impulso inaugural vino de la mano de mujeres feministas procedentes de la vida política y fue en el II Congreso Confederal cuando se crearon las Secretarías de la Mujer. No lo tuvieron fácil, los asuntos a tratar se relegaban al último punto del orden del día de las reuniones y en los documentos quedaba como mera reseña al final. Después vino la I Conferencia de hombres y mujeres y en 1996, en el V Congreso de CCOO se incluyó el criterio de proporcionalidad en los Estatutos, tal y como reclamó la Conferencia tres años antes. El Congreso estableció, asimismo, la lucha por la igualdad y contra la discriminación de las mujeres como una prioridad a materializar a través de la negociación colectiva, la acción sociopolítica global y en el interior del propio sindicato.
Siempre con el compromiso y la vocación de trabajar y luchar por la construcción de las libertades democráticas, CCOO lidera la lucha por la igualdad de género y la conquista de los derechos y las libertades de la mujer. Las luchas de CCOO: por el derecho al divorcio y por el derecho al aborto, por la igualdad de condiciones en el empleo, contra la brecha salarial, por la corresponsabilidad familiar, por la erradicación de todas las manifestaciones de discriminación y violencia contra las mujeres, sea el acoso sexual, el acoso por razón de sexo o la violencia machista. El 7N de 2015 hubo una respuesta masiva en Madrid para decirle al gobierno y a la sociedad que la discriminación y las violencias ejercidas sobre nosotras no es una cuestión de mujeres, que es una cuestión social y una cuestión de Estado. CCOO estuvo ahí como movimiento reivindicativo comprometido con la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad, y estuvo de forma contundente gritando contra una realidad social que discrimina a las mujeres, mujeres víctimas de violencia en el trabajo, en la sociedad y en sus vidas. Nuestro sindicato lucha contra las leyes que eliminan libertades a las mujeres como las modificaciones de la Ley del Aborto, denuncia las muertes de la violencia machista, lucha contra el pacto social que nos relega a la casa para suplir al estado en los cuidados, combate la discriminación machista que supone la brecha salarial y la discriminación laboral, en definitiva quiere acabar con la violencia estructural contra las mujeres. CCOO es un sindicato feminista.

El feminismo reivindica el papel de la mujer en la sociedad, persigue la igualdad de derechos entre la mujer y el hombre y su objetivo fundamental es lograr la igualdad de género y la transformación de las relaciones de poder entre hombres y mujeres. El feminismo es un conjunto heterogéneo que no se puede desligar de otros movimientos políticos, sociales, económicos, culturales y sindicales. Y el feminismo va consiguiendo avances en la historia: acceso a la educación de la mujer, el derecho al sufragio, la protección de los derechos sexuales entre muchos otros relativos a los valores ciudadanos y democráticos.
CCOO tiene todo esto en su ADN y no pasa nada por decirlo. CCOO es feminista. CCOO rechaza lo injusto, lo autoritario y la discriminación. El sindicato tiene la obligación, y así lo hacemos, de hacer análisis y crítica social, de ser contundente contra las situaciones de desigualdad que yacen, a veces ocultas, en las leyes, las estructuras y los comportamientos sociales. Porque el feminismo es esa idea radical que busca el reconocimiento de los derechos y la libertad de las mujeres.
Hay un espejismo de igualdad entre hombres y mujeres en nuestra sociedad fomentado por aquellos que quieren mantener su status quo. La desigualdad no es un problema de mujeres, es un problema de todos y de todas, porque si la mitad de la sociedad no crece y se desarrolla en libertad, la sociedad no avanza. El feminismo está saliendo a la calle y al debate necesario y CCOO debe tener su lugar y jugar el papel reformista para conseguir acercarnos a la sociedad que queremos.
Nuestros Estatutos fijan los principios rectores de la Confederación, son nuestra Constitución y en ellos se sustancian la razón de ser y el modo de operar de CCOO, como sindicato de clase y democrático. En nuestros estatutos nos definimos como organización, y ha llegado el momento de dar Un Paso Más. Nuestros estatutos deben detallar con exactitud y sin ambages nuestra esencia, lo que somos, nuestras luchas y nuestras reivindicaciones. Debemos definirnos como sindicato feminista, de hombres y mujeres que buscan una sociedad igualitaria. Entre nuestros principios está impulsar y desarrollar la igualdad de oportunidades, combatir la discriminación por razón de sexo y eso es feminismo. 
@enelreves 

No hay comentarios: